corrección      redacción      tipografía      diagramación       diseño      Servicios de ayudante de investigador y de edición interactivaimpresión digital    12 ejemplares o más    impresión digital    12 ejemplares o más    impresión digitaleditorial           libros gratuitos           cursos            editorial           libros gratuitos           cursos

                                                                
PÁGINA PRINCIPAL
 
Servicio de ayudante de investigador
 
Servicio de edición interactiva
 
Redacción
 
Corrección
 
Traducción
 
Tipografía
 
Diagramación 
 
Diseño
 
Impresión
 
Distribución
 

 

 

Para leer nuestros libros necesita dos programas específicos. Puede descargarlos sin costo
en los siguientes vínculos.

 WIN ZIP

 ACROBAT READER

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COLECCIÓN NOVELES
Novela

En tus sueños         
Andrea Briceño  
México

 

 

532 pp.

14 x 21 cm

 

Disponible en e-book y en papel

 

 

 

ebook ISBN 978-607-7963-12-7

 

U$S 9.00


 

 

papel ISBN 978-607-7963-11.0

U$S 22.00 (más envío)

 

 

  pulse en el nombre del libro para comprar cualquiera de las dos versiones

 

COMENTARIO

 

“Con una maestría poco común en autores de su edad, Andrea Briceño logra plasmar en una obra contemporánea y juvenil la complicada naturaleza del ser humano, el cual se debate entre su necesidad de seguridad y su deseo de proteger al ser amado; encontrando como única solución, el levantamiento de muros.  El miedo a la pérdida y el orgullo juegan un papel decisivo en esta obra, y junto con la necesidad de enfoque y de interpretación de “señales”, forman parte de una de las moralejas más fuertes que nos deja esta historia.

 


De lectura amena y agradable, con personajes que cobran vida propia hasta meterse en los sueños y recuerdos del lector, y perfectamente balanceada, de principio a fin, En tus sueños es una novela de tintes sentimentales y psicológicos con toques de heroísmo, que atrapará la atención del lector desde sus primeras páginas. El desenlace de la obra, coincidente con su inicio, brinda la sensación del cierre de un ciclo, que bien podría derivar en otros más, dejando al lector la posibilidad de elegir su propio final.


En tus sueños es una novela que impulsa a creer en una realidad más allá de la perceptible… una novela de aceptación y esperanza… una novela para soñar…” (Janette Zentner).

 

 

 

FRAGMENTO

 

 

 

X. Isabel


Mi madre siempre fue un enigma para mí. Era como si todas sus memorias las hubiera guardado en un cajón, para luego cerrarlo con llave para siempre. Como si hubiese nacido el día en que se casó con mi padre. Ésa era la parte de su vida que todos conocíamos. Más bien, que creímos conocer.
        A pesar de su delicada salud, poseía una fortaleza increíble e inquebrantable. Los médicos que no le daban muchas esperanzas en su juventud, se habían quedado sin palabras cuando su voluntad férrea resultó ser más grande que su enfermedad.
        A veces la sorprendía mirándose en el espejo, sentada en su coqueta de cuento de hadas que tanto le gustaba. Sus hermosos ojos grandes y rasgados parecían mirar a través del cristal. No era su reflejo lo que ella miraba. Pareciera como si su mente viajara a través del tiempo a otro lugar que sólo ella conocía.
        Tenía el porte de una reina. Yo solía observarla cuando dejaba la puerta de su habitación entreabierta. Ahí sentada, mientras permanecía con su mirada fija en el espejo con marco de mármol, acaricia­ba siempre un objeto que colgaba de su cuello.
        Mi padre la había hecho feliz sin duda. No recuerdo haber visto nunca una pelea ni un tono de voz elevado. Aunque yo era pequeña cuando él falleció, siempre creí que había vivido en un hogar feliz, donde los problemas de la vida diaria se quedaban afuera en cuanto él entraba a la casa y cerraba la puerta.
       
Mi madre aún era muy joven cuando enviudó; lo era aún a mis veinte años, pero no pensó siquiera en casarse por segunda vez. Sabía que no encontraría a un hombre tan maravilloso como mi padre. Tampoco estaba segura de que su delicado corazón soportara otra pena.
        Después de la dolorosa partida de mi padre, nuestra relación cambió. Supongo que fue porque él nos abandonó justo cuando yo empezaba mi transición de niña a mujer. No existió nadie con quién pudiera compartir mis inquietudes. En mi adolescencia y juventud, ella fue más mi madre que mi amiga. Su perfecto hermetismo siempre me impidió acercarme. No recuerdo si alguna vez secó mis lágrimas o me dio palabras de aliento cuando alguien me rompió el corazón. Aun así era mi madre, y yo la quería.
        En nuestra modesta casa en Lynn teníamos sólo lo indispensable para vivir. Sabía que ella fue una joven inmensamente rica que renunció a todos los lujos cuando aceptó casarse con un hombre que pertenecía a la clase media. Nunca exigió nada más que lo que mi padre podía darle. Y a pesar de que pudo haber solicitado la ayuda de mi abuelo, quien aún conservaba su copiosa fortuna en esos tiempos, decidió confiar en su esposo y comenzar una nueva vida.
        Una calurosa noche de verano me dirigí a su habitación con la esperanza de hablarle. Al igual que siempre, algo me impidió acercármele. Me detuve, como solía hacerlo, ante la puerta, incapaz de tocar.
        La encontré adorablemente vestida con un camisón de seda; por primera vez en mucho tiempo había liberado sus cabellos del rodete alto con el que siempre los sujetaba. Se extendían como una cortina sobre su espalda. Quise coger la perilla y abrir la puerta, o tocar para que se diera cuenta de mi presencia. Iba por un consejo, un consejo de madre.       

Pero me detuve mientras seguía atenta los delicados movimientos con los que el cepillo de paleta recorría su cabellera. Entonces, algún pensamiento debió cruzar por la mente de mi madre, porque dejó el cepillo de lado y corrió hacia su ropero, como si quisiera cerciorarse de que algo que era importante para ella aún continuara ahí dentro. Me acerqué aún más a la abertura de la puerta. Espiar a mi madre no me hacía sentir nada bien, pero ella no me dejaba otra opción. Yo quería conocerla, saber quién era la mujer que vivía conmigo y que decía ser mi madre. Y si tenía que esconderme, lo haría.
       
Sacó una sencilla caja de cartón verdusco. Movió los dedos ágilmente hasta que dio con un objeto. Parecía ser un dije en forma de cruz, colgando de una cadena plateada. Abrió el broche de la cadena y la colocó alrededor de su cuello.
        —Esa vulgar… —dijo en voz alta—. ¿Cómo fue que te metiste en nuestras vidas?
        Tuve la sensación de que debía marcharme de ahí. Sin duda regresaría y miraría con detenimiento qué fue lo que hizo que mi ma­dre pronunciara esas palabras.

 

© 2007, Servicios Editoriales